Ciencia y tecnología: Motores del progreso de una nación

 

Daniel Carmona y Cristian SisiniOctubre de 2022

Introducción

El 30 de abril de este año, el ex Secretario de Energía de la Provincia del Neuquén, Rubén Etcheverry, publicó un artículo en el diario Río Negro titulado “Vaca Muerta On Fire: el venteo de gas”, en el cual planteó que el crecimiento de la producción de las formaciones Oil shale, incrementó en forma alarmante los niveles de venteo de gas en la Cuenca Neuquina. 

En su artículo señalaba que el venteo (flaring gas) es la quema de gas natural asociado con la extracción de petróleo, y posterior emisión de CO2, sin ningún tipo de contrapartida beneficiosa. Y que esta práctica ha persistido desde el comienzo de la producción de petróleo, hace unos 160 años, manteniéndose hasta el presente debido a varios problemas, desde limitaciones económicas y de mercado, hasta la ausencia de una regulación adecuada. Ilustraba, también, sobre la magnitud del problema a escala global, acotando, que cada año, se queman unos 142.000 millones de m3; un volumen suficiente para abastecer a toda la África sub-sahariana. O equivalente al 35% del gas consumido en Europa durante el año 2021 (unos 400.000 millones de m3/año).

También se refería al impacto ambiental: cada m3 de gas natural quemado genera 2,8 kg de emisiones de CO2 equivalente (más de 400 millones de toneladas/año). Agregando que las emisiones de metano resultantes de la ineficiencia de la combustión contribuyen al calentamiento global y el carbono negro (hollín) a la contaminación local.Más adelante aclaraba que, si bien no figuramos entre los primeros 10 países que más ventean, hay señales de alarma por los incrementos de los volúmenes totales y de la intensidad (ratio de m3 de gas venteado por barril de crudo producido). Observándose ello, en forma notoria, en las propias conclusiones obtenidas por el Banco Mundial y emergiendo dicha situación a partir de los venteos del Oil Shale de Vaca Muerta; situándonos como país en el lugar de los cambios negativos más significativos.

 

Puedes leer el informe completo en formato PDF

IERA – SCA

Instituto Energías Renovables y Ambiente

Sociedad Científica Argentina